incapacitacion-legal-de-los-mayores

Incapacitacion Legal de los Mayores – ¿Cuándo es necesario?

¿Alguna vez se ha preguntado si se puede tener a una persona mayor en una residencia sin su consentimiento? Esta pregunta es muy común entre los familiares de personas mayores con un elevado grado de dependencia. La respuesta corta es no. No se puede ingresar a un anciano en una residencia sin su consentimiento. Lo primero es conseguir la incapacitacion legal de los mayores.

Hay que tener en cuenta casi el 75% de los casos en los que se solicita la incapacitacion legal de los mayoreses debido a la demencia y, en especial, al Alzheimer. Para hacer el ingreso un juez debe declarar que la persona mayor está incapacitada. No obstante, se generan más dudas sobre el procedimiento y sus consecuencias.

Incapacitacion Legal de los Mayores en Defensa de sus Intereses

La declaración de incapacidad legal de los mayores es un proceso para defender sus intereses. Es decir, las personas mayores que tienen mermadas sus capacidades mentales son más vulnerables. Y han de ser protegidas. Las decisiones que afectan directamente a la calidad de vida y aquellas que tienen que ver con el patrimonio deben tomarse con plenas facultades. De lo contrario, se puede llegar a una situación peligrosa. Cada cierto tiempo aparecen noticias de personas mayores que han sido engañadas, siendo su patrimonio arrebatado. Si esto sucede con personas que no son vulnerables, el daño puede ser mayor con aquellas que sufren una enfermedad degenerativa.

Se debe estar muy seguro para solicitar la incapacidad legal. Piense primero en la persona mayor, si la decisión de pedir la incapacitación es la mejor para ella siga adelante.

El procedimiento a seguir

Los jueces son los encargados de declarar la incapacitacion legal de los mayores. El proceso comienza en los juzgados, con la demanda de incapacitación. Si el juzgado es uno de los poco más de 30 juzgados especializados en discapacidad, la resolución del juez llegará en unos 5 meses. En cambio, si el juzgado es ordinario, el tiempo de espera puede llegar a los dos años. En estos momentos la media de espera para que el juez alcance una resolución es de 8 meses a nivel nacional. Se pueden dar dos casos a la hora de solicitar la incapacidad.

En el primero la persona conocía los síntomas que iba a sufrir. Sabía que en algún momento iba a perder la capacidad de realizar decisiones importantes de forma segura. No obstante, mientras aún tenía sus facultades intactas dejó por escrito sus voluntades, las conocidas como directrices anticipadas. Es la persona mayor la que pide que cuando llegue el momento en el que no pueda valerse por sí misma, se declare su incapacidad.

El segundo caso es cuando no se deja por escrito la voluntad. Este es el caso de muchos pacientes españoles. Y sucede por la falta de información. No se informa de los síntomas de la enfermedad cuando está avanzada. Tampoco se informa de los procedimientos que las personas pueden realizar para protegerse. La comunicación y la franqueza son fundamentales cuando se trata con enfermedades degenerativas.

Lo normal es que el proceso lo inicie una persona cercana, conyugue, pareja de hecho, hijo o hermano. Con un grado de cercanía familiar. Esta persona se encargará de tutelar a la persona mayor. Tomando la responsabilidad de sus decisiones. En algunos casos, la demanda de incapacidad podrá ser realizada por personal médico, asistentes sociales u otras personas cercanas.

Algunas instrucciones a seguir

El proceso para conseguir que un juez declare incapaz a una persona es largo y si no se han tomado las medidas con antelación puede suponer un perjuicio para la persona mayor y sus familiares. Para evitar que se produzcan problemas es conveniente tener en cuenta:

  1. Comunicación: la persona mayor puede tener sus condiciones mermadas, pero el diálogo siempre es la primera herramienta que se debe utilizar. Hable con sus seres queridos con franqueza y paciencia. El consenso de toda la familia proporcionará un mayor éxito en el ingreso.
  2. Adaptación: las primeras semanas en la residencia son esenciales para que la persona mayor se adapte a su nuevo entorno. Los familiares deben ser comprensivos y cercanos en el periodo de transición. Tener el apoyo de la familia es más que necesario. En residencias de ancianos Granada, como Residencia Visierra, podrá hacer el ingreso de su familiar.
  3. Seguimiento: si la adaptación ha sido buena, se produce la integración de la persona mayor en su nuevo hogar. Seguir con el apoyo familiar y tratar con paciencia al residente asegurarán su permanencia en la residencia.

Incapacitacion Legal de Mayores – Conclusión

Está en manos de la familia conseguir que la persona mayor acepte voluntariamente el ingreso en una residencia. Se deben tener en cuenta la opinión de todas las personas cercanas al anciano. Escuchar con paciencia. Y ayudar en la integración de la persona mayor en todo momento. Si por cualquier motivo el anciano decide que no quiere permanecer en la residencia, no se le puede obligar a quedarse. Es decir, no se puede tener a una persona mayor en una residencia contra su voluntad.

Si se solicita la incapacitación legal de los ancianos, hay que prepararse para un proceso largo. Por eso es mejor comenzar los trámites antes de que las facultades de la persona mayor se hayan deteriorado. Poniendo por escrito, las directrices anticipadas. Es decir, su voluntad y sus deseos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.