yogur-y-presion-alta

Yogur y presión alta

El yogur y la presión alta en los mayores

¿Hay relación entre el yogur y la presión alta? El yogur es un alimento con miles de años de historia. Se piensa que fueron los turcos quienes lo idearon. Numerosos estudios han determinado que es rico en calcio, contribuye a reducir el colesterol y disminuye el riesgo de cáncer de colon. También combate diarreas y estreñimiento, favorece la absorción de grasas, etc. Y el yogur tiene beneficios para las personas mayores con la tensión alta. Además, forma parte de una alimentación equilibrada en las residencias de ancianos en Granada.

El yogur es un alimento que parte de la leche coagulada, obtenido mediante fermentación. La composición nutricional del yogur es similar al de la leche de la que proviene. No obstante, existe una diferencia y es que en el yogur la presencia de la lactosa es mínima. Esto es fundamental para aquellas personas que tienen intolerancia a la lactosa. Al ser muy bajo el contenido de lactosa en los yogures hace que estas personas apenas presenten intolerancia.

El consumo de yogur aporta entre el 18-30% de ingesta recomendada de calcio y fósforo, en los mayores.

Beneficios de los probióticos

Ahora existen estudios que demuestran que mayores con hipertensión mejoran sus niveles de presión con la ingesta de yogur. El último estudio realizado por la Universidad de Maine (EEUU), y de Australia, así lo avalan. Estos estudios han llegado a la conclusión de que el yogur puede mejorar la presión arterial en los mayores que los consumen.

El estudio está basado en un seguimiento de 915 perdonas con un premio de edad de 62 años. El 62% manifestaban hipertensión diagnosticada y definida 140/90 mmHg. Todos los participantes debían tomar yogur midiéndoles paulatinamente sus niveles de presión arterial.

Los resultados obtenidos concluyeron que se reducía modestamente pero estadísticamente significativa los niveles de presión en los mayores hipertensos. Se observó si mejoraba la presión en los que no tenían hipertensión, lo que demostró que no.

Los resultados obtenidos fueron los mismos teniendo en cuenta también otros factores como la edad, el sexo, diabetes, colesterol, etc. Se piensa que los péptidos activados en la fermentación del producto podría estar los beneficios. Aunque esto está basado en observación, los estudios deberán profundizarse en los motivos de esta asociación. Es decir, concretar más la cantidad de yogur a ingerir y la frecuencia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.