demencia-senil-alucinaciones

Demencia senil alucinaciones

Demencia Senil con alucinaciones

Cuando el deterioro cognitivo avanza en la demencia senil, se producen alucinaciones. Estas alucinaciones son una falsa percepción sensorial. Que puede afectar a objetos y acontecimientos. Es decir, los mayores con Alzheimer y otros tipos de demencia senil experimentan olores, sabores, sonidos e imágenes que no se corresponden con la realidad.

Como una persona con demencia senil y alucinaciones no distingue lo que es real de alucinación es normal que reacciones a sus alucinaciones. Por ejemplo si tiene una alucinación sonora en la que escucha voces, puede contestar a esas voces. Si la alucinación es desagradable, el anciano puede sentir miedo.

En nuestra residencia para mayores en Granada encontrará servicios de atención para personas dependientes y enfermos con demencia senil que sufren alucinaciones.

¿Cómo responder a las alucinaciones de un anciano?

  1. Cautela. Si la alucinación no causa problemas al anciano ni a sus cuidadores. Es mejor ignorar y no discutir con la persona mayor, pues no pueden distinguir. Solo hay que actuar cuando hay peligro o la persona mayor ha perdido el control.
  2. Tranquilidad. A la hora de abordar el problema de las alucinaciones en pacientes con demencia senil hay que ir con cuidado y tener mucha paciencia. Lo normal es que la persona no pueda explicar bien que experimenta. Si mantiene la calma cuando habla con su ser querido, podrá tranquilizar a esa persona.
  3. Concentración. Si una persona mayor está realizando alguna actividad es menos probable que sufra una alucinación. Escuchar música, dibujar, charlar, mirar fotos o pasear son buenos ejemplos.
  4. Acompañamiento. La compañía funciona como bálsamo para las personas con demencia. Caminar junto a otra persona o escuchar su voz calman a las personas que sufren alucinaciones por demencia senil.
  5. Cuidar el entorno. Para evitar tropiezos y otros peligros. Se recomienda retirar los obstáculos para evitar caídas. Además de iluminar bien las estancias para evitar sombras que puedan confundir al anciano. Y controlar elementos como cortinas y espejos.
  6. Honestidad y respeto. Cuando las personas mayores sienten que pierden su independencia por la enfermedad. Lo último que quieren es que sus familiares sean condescendientes con ellos y los traten como a niños. Por lo que lo mejor es hablar con honestidad y respeto.

Residencia para dependientes

Si busca residencias de ancianos en Granada precios para personas dependientes y con demencia. Nuestra residencia para mayores en Granada, Residencia Visierra es una gran opción.

Dispone de servicios de atención sociosanitaria para personas dependientes, enfermos de Alzheimer y ancianos con demencia senil. Como son la terapia ocupacional, el gabinete de psicología y las actividades de grupo. Además, todas nuestras instalaciones están adaptadas a personas dependientes.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *